Valle de Nentir

Encuentro con la Piedra del Caos: el Monolito

Tras la derrota con Kiriatrix, los héroes regresan a Vientoalto, pero se enfrentan al pueblo, al darse cuenta que no pueden devolverles la filacteria por el peligro que supone. Los desagradecidos habitantes de la aldea les echan, y deciden abordar el peligro que amenaza a todo el valle, en la forma de la Piedra del Caos, descendida de los cielos para abrir una enorme herida en las montañas que bordean el norte del valle del Nentir.

Al llegar al lugar del impacto, se encuentran a los restos de un destacamento de Fallcrest, liderados por el capitán Gondar, que parecen estar apostados en el exterior de la entrada del cráter para evitar que algo salga. Según les informan, una oleada tras otra de criaturas de todo tipo, deformadas por el influjo de la Piedra del Caos, amenazan con salir y asolar el valle.
La situación se encontraba en un impasse, y Gondar no se atrevía a mandar a sus menguadas fuerzas sin saber lo que quedaba dentro. Los héroes deciden cumplir esta misión, y tras derrotar a algunas criaturas en la entrada de la cueva, se encontraron frente a frente con la Piedra del Caos: el Monolito.

La realidad alrededor del mismo se distorsionaba, y criaturas a su alrededor se hallaban en un ciclo continuo de muerte y revivificación. Acercándose a la niebla que cubría su base. De pronto se hallaron entrando de nuevo en el valle, aunque el entorno era distinto, en su centro alzándose el monolito desnudo en un frondoso bosque que existía antes del impacto del mismo. Pero el resto de los accidentes geográficos eran los mismos. Indudablemente se encontraban en el mismo sitio, pero en una realidad paralela como pronto descubrirían.

La exploración de los alrededores les llevó a encuentros rayando lo onírico, con un clan de humanoides salvajes, viviendo en un paraíso comunal; un grupo de aventureros de otro mundo, uno de los cuales era conocedor del secreto del Monolito; y una extraña escena en un claro entre piedras que apuntaban al cielo, en cuyo centro el esqueleto de un mago aparecía con la cabeza abierta sobre un altar. Calel tocó el mismo, al verse el grupo atrapado en el claro… y la mente se le llenó de extrañas visiones y búhos, búhos por todas partes. Y al fondo de un pasillo blanco e infinito, el Monolito.

Las explicaciones que recibieron de Laszlo, el mago proveniente del mundo de Eberron al que hallaron en el bosque, apuntaban a que el Monolito es una representación de la No-Realidad, una fuerza más allá del Caos y la Ley, que persigue aniquilar la existencia misma del Universo a través de la obliteración de las distintas realidades que se fueron creando. A través de diversas grietas en las mismas, es capaz de ir invadiendo mundos y poco a poco ir poblándolos de aberraciones que finalmente los fagocitan y se autodestruyen.

Con esta inquietante revelación, los héroes se adentraron, esperando que definitivamente, en el Monolito.

Comments

cidcampeador

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.