Valle de Nentir

¡Emboscada!

Al salir del templo, Carrad el guía, juntos a los porteadores, habían preparado ya los enseres para continuar el viaje: no era buen presagio permanecer en aquél lugar maldito, y se sentían apremiados a llegar a Vientoalto cuanto antes.
Un par de días después, el grupo marchaba por un estrecho desfiladero que bordeaba la primera cadena de montañas, con la esperanza de llegar a Vientoalto al día siguiente. El tiempo se había vuelto extremadamente frío y nevaba copiosamente. En cierto momento, encontraron el camino bloqueado por una avalancha. Algo no iba bien, y parecía que aquella avalancha no sólo no era natural, sino que además parecía que había sido creada por la magia, observó Calel. Al tratar de sortearla por la parte superior, Ithanlyr vio seres que se escondían entre las rocas que asomaban al desfiladero. Parece que eran gigantescos hombres de las nieves. Al tratar de cruzar, iniciaron un ataque desde varios lugares, cuatro de ellos. Al mismo tiempo, el lugar de la avalancha estalló en pedazos pues en su interior, un peligroso dragón de la ventisca, amaestrado por las criaturas, aguardaba.
Sin duda, este fue el reto más peligroso al que se habían encontrado desde su reencuentro: estas criaturas llevaban años devorando a incautos viajeros y otros moradores de las montañas.
Ithanlyr cayó en combate pero, afortunadamente, no fue más que un golpe feo en la sien. Se precipitón inconsciente al vacío… para ser salvado in extremis por Villarato al que al mismo tiempo había salvado él de otra caída. Galdor también tuvo ocasión de salvar a Tofu haciendo uso de la maldición de Orcus, transportándose a sí mismo y a un embravecido yeti al Páramo Sombrío para terminar allí la lucha. Por desgracia, Puto murió víctima de una mala caída al tratar de huir de los combatientes.

Comments

cidcampeador

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.